Mejillones en tempura con crema de guisantes y mahonesa kimchi
Sardinas en aceite con migas de pan

Martín de Arriba

Siempre he tenido buen ojo para cocinar (desde bien pequeño), me interesa mucho la cocina mediterránea, le doy mucha importancia a la procedencia de los ingredientes y la presentación de los platos, pero probablemente lo que más me interesa a la hora de cocinar es la improvisación.

El blog colandcol nace de una idea que parte de la fiesta de comer, es una experiencia gastronómica/literaria/visual que comparto con Rocío, María y Ángelo.

Patatas rellenas de atún

0

INGREDIENTES

  • 3 latas pequeñas (52 gr.) de atún en aceite de oliva Isabel
  • 8 patatas medianas de forma redonda
  • 3 cucharadas de aceite de oliva vírgen extra
  • 600 ml. de leche
  • 100 gr. de harina + cantidad necesaria para el rebozado
  • 2 huevos
  • Sal
  • Aceite de oliva vírgen extra para freír
  • Comen: 6 personas
  • Tiempo: 30 min
  • Dificultad: Media

ELABORACIÓN

Pelar las patatas y cortar en rodajas de medio centímetro aproximadamente o un poco menos. Salar. Poner a calentar en una sartén el aceite de oliva virgen extra y freír las patatas a fuego medio por tandas hasta que estén tiernas.

Apartar las patatas y dejarlas escurrir sobre papel de cocina, emparejando de dos o dos por tamaño similar.

Preparar la bechamel. Para ello disponer 3 cucharadas de aceite de oliva en una cacerola y poner al fuego. Añadir el contenido escurrido de las 3 latas pequeñas de atún y saltear unos segundos. Añadir 100 gr. de harina, integrar bien con el atún y saltear durante unos tres minutos para que la harina se tueste un poquito. Incorporar poco a poco 600 ml. de leche a la cacerola y cocinar sin parar de dar vueltas hasta conseguir la textura deseada. Probar y rectificar de sal.

Con la ayuda de un cuchillo de borde redondo, rellenar una de las mitades de la patata con una cucharada de bechamel y poner la otra mitad por encima, formando una especie de pastelitos. Es preferible hacerlo con la bechamel aún caliente para que se adhiera mejor a la patata. Continuar hasta rellenar todas las patatas reservadas.

Pasar las patatas rellenas por harina y huevo batido y dorar a fuego medio en aceite de oliva. Servir calientes.

Consejos:

Las patatas no deben estar muy doradas, lo suficiente para que estén tiernas.

La textura de la bechamel debe ser un poco más clara o líquida que la que se hace para una masa de croquetas. Desde que empezamos a añadir la leche, cocinaremos la bechamel durante unos diez minutos.

Ajusta la cantidad de bechamel del relleno a tu gusto, aunque es conveniente no quedarse cortos para que la patata quede jugosa al freírla.