Tapas de mousse de bonito
Patatas rellenas de atún

Javier Ruiz Marín

Mi nombre es Javier, tengo 33 años y soy de Logroño. Mi relación con la cocina empieza casi desde que tengo uso de razón.

De pequeño siempre me recuerdo en la cocina ayudando o mas bien estorbando a mi madre. Me encantaba trastear e intentar hacer las cosas que hacían mi madre y mis abuelas, unas veces con éxito y otras bordeando la tragedia.

Siempre quise estudiar hostelería, pero por diferentes circunstancias abandoné esa idea para dedicarme a mi actual trabajo, ser educador social. Mi pasión por la cocina nunca ha dejado de crecer. A lo largo de los años no he parado de experimentar, estudiar por mi cuenta y probar cosas nuevas. Podría decirse que mi blog es mi manera de dar salida a mi creatividad en la cocina y de que mi vocación frustrada, no lo sea tanto. Para mí es casi terapéutico, me relaja mas que nada y disfruto cada minuto que paso cocinando o preparando nuevas entradas para el blog. Trato de que sea divertido y desenfadado, por que así concibo la cocina, algo con lo que disfrutar y divertirse, sin presiones, solo satisfacción.

Estoy encantado de poder compartirlo con vosotros y deseo de corazón que os guste.

Mejillones al natural en tempura con crema de guisantes y mahonesa de kimchi

0

INGREDIENTES

  • 1 lata de mejillones al natural Isabel
  • 2 huevos
  • 150 ml. de agua helada
  • 1/2 kg. de guisantes frescos sin pelar
  • 30 gr. de mantequilla
  • 80 gr. de harina de trigo
  • 1 brick pequeño de nata líquida para cocinar
  • 1 lata de kimchi koreano
  • 1/2 limón
  • Aceite de oliva
  • Aceite de girasol
  • Sal
  • Pimienta recién molida
  • Flores de borraja, para decorar
  • Comen: 2 personas
  • Tiempo: 40 min
  • Dificultad: Media

ELABORACIÓN

Lo primero que debemos hacer son los elementos de la receta que podemos dejar hechos de antemano, es decir, la mahonesa de kimchi y la crema de guisantes. Ponemos a hervir en una cazuela abundante agua con sal. Mientras el agua rompe a hervir, desgranamos y limpiamos bien los guisantes. Una vez que el agua hierva, introducimos en ella los guisantes y dejamos cocer entre 7 y 10 minutos. El tiempo de cocción depende del tamaño de los guisantes y por tanto recomiendo que a los 7 minutos probéis uno y si no está hecho, dejéis un poco más los guisantes cociendo hasta que estén bien hechos. Una vez cocidos los guisantes, los escurrimos bien, los ponemos en un vaso batidor junto con la mantequilla y un chorrito de nata liquida y trituramos muy bien la mezcla. Cuando esté triturada la pasamos por un colador fino, de esta manera nos libraremos de los restos de piel y la crema quedará muy lisa y con una textura espectacular. Rectificamos la crema de sal, ponemos un poco de pimienta recién molida y reservamos.

Para la mahonesa, ponemos en un vaso batidor un huevo, una pizca de sal, un chorrito de zumo de limón, 100 ml de aceite de girasol y 100 ml de aceite de oliva. Tradicionalmente, el aceite se iba echando en hilo sobre el huevo mientras se batía. Grave error. Ahora que disponemos de batidoras potentes, es mucho mas fácil. Introducimos la batidora en la mezcla hasta el fondo y la accionamos durante 10 segundos, cuando veamos que empieza a emulsionar, inclinamos un poco la batidora otros 5 segundos y veremos como toda la mezcla empieza a emulsionar. Una vez que esto pase, ya podemos levantar la batidora y batir sin miedo a que se corte. Una vez hecha la mahonesa, añadimos el kimchi a nuestro gusto. A mí me gusta fuertecita, así que le pongo bastante, pero hay que tener en cuenta una cosa, cuanto más kimchi pongáis, más ligera va a quedar la mahonesa. Ponemos la mahonesa en un biberón y reservamos.

Para hacer los mejillones lo primero que debemos hacer es escurrirlos y secarlos muy bien. Los escurrimos en un colador y una vez que estén muy bien escurridos, los ponemos sobre un papel secante con cuidado de que no se quede pegado ningún resto de papel. Para hacer la tempura, separamos la yema de la clara de un huevo, ponemos la yema en un bol y le añadimos el agua lo mas fría posible, a ser posible casi helada. Con unas varillas deshacemos la yema en el agua y una vez mezcladas añadimos la harina y seguimos batiendo la mezcla. Es muy normal que se formen grumos, no os preocupéis, la mezcla no debe quedar lisa, si salen grumos es buena señal. La mezcla debe quedar ligeramente líquida, si está muy espesa no quedará crujiente. Para asegurarnos de que la mezcla está bien fría, una vez hecha añadidle un par de hielos. Ya solo queda freír. Ponemos a calentar en un cazo abundante aceite de oliva. Enharinamos muy ligeramente los mejillones, los introducimos en la tempura y los echamos al aceite caliente. La fritura debe ser ligera, no debe coger mucho color, solo un doradito muy ligero y debe quedar un rebozado muy sutil y sobre todo muy crujiente. Sacamos los mejillones a un plato con papel de cocina para eliminar el exceso de aceite.

Para montar el plato yo he usado latas de conserva vacías, aunque obviamente puede ponerse en cualquier tipo de plato hondo. En el fondo ponemos la crema de guisantes caliente, sobre ella disponemos los mejillones en tempura recién fritos y con el biberón ponemos encima de cada mejillón un puntito de mahonesa de kimchi, decoramos con las flores de borraja y ponemos unas gotitas de aceite de oliva virgen extra encima de la crema.

Listo, un platazo de categoría para los incrédulos que dicen que no se puede hacer alta cocina con latas de conservas. Parece difícil, pero os aseguro que no lo es tanto si seguís bien cada paso. Animaos a prepararlo y disfrutad comiendo como yo he disfrutado preparándolo para todos vosotros.