Mejillones con patatas 2.0
Tapas de mousse de bonito

Daniel Montenegro

La cocina siempre ha sabido llamarme la atención y con el paso del tiempo he sabido utilizar la cocina como medio de expresión y como modo de desconectar de la rutina. El punto de inflexión que me hizo embarcarme en este proyecto fue cuando hace unos años me regalaron un libro de cocina, en ese momento pensé que debía tomarme como un reto hacer las recetas de ese libro. Todas las semanas invitaba a mis amigos a que viniesen a casa y les preparaba una de las recetas que había en ese libro, luego fue evolucionando haciendo mis propias recetas o dándoles mi toque personal.

El blog nació de este sentimiento por hacer llegar mi pasión por la cocina a todas las personas que pudiese.

Albóndigas de bonito con salsa marinera

0

INGREDIENTES

Para las albóndigas:

  • 400 gr. de bonito del norte en aceite de oliva Isabel
  • 1 cucharadita de orégano
  • 1 cucharada de perejil picado
  • 100 gr. de pan rallado
  • 25 gr. de parmesano
  • 2 huevos

Para la salsa marinera:

  • 4 filetes de anchoa en aceite de oliva Isabel
  • 2 guindillas secas
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • 700 gr. de tomate triturado
  • 1/2 manojo de albahaca fresca
  • Comen: 4 personas
  • Tiempo: 1h 15 min
  • Dificultad: Media

ELABORACIÓN

En un bol pon el bonito escurrido y desmígalo. Añade los huevos batidos, el pan rallado, el perejil, el parmesano, el orégano, una pizca de sal y pimienta. Remueve hasta obtener una masa con la que poder trabajar y dar forma de albóndigas (si queda muy líquida añade más pan rallado).

Mójate las manos y prepara las albóndigas dándoles un tamaño más pequeño que una pelota de golf. Ponlas en una bandeja y cuando termines déjalas reposar durante una hora en el frigorífico.

Mientras reposan las albóndigas de bonito ponte manos a la obra con la salsa marinera. Calienta en una sartén grande a fuego medio el aceite de escurrir la conserva de bonito.

Pocha la cebolla, el ajo, las guindillas y los filetes de anchoas durante unos 10 minutos. Cuando estén dorados retira las guindillas, añade el tomate triturado junto la albahaca muy picada y salpimenta. Deja cocinar a fuego lento durante 15 minutos y deja reposar.

Ahora ya podemos volver con las albóndigas. En una sartén con un poco de aceite fríe las albóndigas intentando que se doren por todos lados, si es necesario hazlas por tandas. Quítales el exceso de aceite y añádelas a la salsa marinera.

Añade pasta, arroz o sírvelas tal cual, estarán perfectas.