Buñuelos de yuca, atún y mejillones con salsa guasacaca
MEJILLONES CON PATATAS 2.0

Helena Rovira

Desde que me independicé de casa de mis padres siempre he cocinado, es lo que ellos me enseñaron. Con el tiempo he aprendido a valorar el producto y la lentitud que conlleva la comida casera, aspectos básicos que han transformado mi manera de afrontar el día a día en la cocina.

La sencillez y la procedencia de los ingredientes son el estandarte de Comida y Siesta, un recetario online que pretende transmitir mi pasión por la naturaleza en sintonía con el pensamiento del escritor Josep Pla: "La cocina de un país es su paisaje puesto en la cazuela", sentencia que se ha convertido en el verdadero leitmotiv de todas las propuestas que estoy desarrollando.

Todo empezó dos años después de iniciar el proyecto Lindero Libros, una micro-iniciativa editorial vinculada con el paisaje. A raíz de transitar por distintos territorios, me surge la necesidad de recopilar las recetas que voy descubriendo en una publicación, y que por falta de medios no puedo llevar a cabo. Es entonces cuando nace el formato blog.

Pansoti de caballa, mató y espinacas con aliño de anchoas y piñones

0

INGREDIENTES

Para el aliño:

  • 8-10 filetes de anchoa en aceite de oliva Isabel
  • 25 gr de piñones
  • Pimienta negra
  • Aceite de oliva

Para el relleno:

  • 1 lata de filetes de caballa en aceite vegetal Isabel
  • 220 gr. de mató (1 litro de leche y 1 limón)*
  • 300 gr. de espinacas frescas
  • 70 gr. de queso seco de Mahón
  • 1 huevo
  • El zumo de medio limón
  • Pimienta negra
  • Nuez moscada
  • Orégano
  • *Se puede sustituir por queso fresco, requesón o ricotta.

Para la masa de la pasta:

  • 200 gr. de harina de trigo
  • 2 huevos
  • 4 cucharadas de vino blanco seco
  • Comen: 4 u 8 personas
  • Tiempo: 2h + tiempos de reposo
  • Dificultad: Fácil

ELABORACIÓN

El día antes de hacer los pansoti elaboramos el aliño para que se asienten las texturas y los sabores, hacemos el mató y cocemos las espinacas unos minutos en agua hirviendo.

Para el aliño, machacamos los piñones en un mortero. Añadimos los filetes de anchoa troceados finos y su propio aceite, y seguimos majando la combinación. Incorporamos aceite de oliva y pimienta negra hasta tener un aliño al gusto. Terminamos de mezclar todo el conjunto y ya tendremos listo nuestro aliño.

Para el mató, llevamos a ebullición la leche y cuando arranque el primer hervor, apagamos el fuego y añadimos el zumo del limón colado. Dejamos reposar mínimo 1 hora y, pasado este tiempo, colamos el contenido para separar la leche coagulada del suero. Reservamos el mató en la nevera en el mismo colador para que escurra bien y se conserve frío toda la noche.

El día siguiente, preparamos la masa de los pansoti. En un bol mezclamos la harina, el huevo y el vino hasta tener una textura uniforme y suave. Si vemos que queda un poco seca añadimos una gotas de agua. Dejamos reposar la masa envuelta en un papel film, para que esta no se seque, durante 1 hora.

Mientras la masa descansa, aprovechamos para hacer el relleno. Para ello, mezclamos en un bol las espinacas bien escurridas y picadas, la caballa bien desmenuzada en su propio aceite, el mató, el queso Mahón picado, el huevo, el zumo de medio limón, el orégano y las especias al gusto.

Pasada la hora, dividimos la masa en cuatro y estiramos manualmente cada porción de masa sobre una mesa bien enharinada con la ayuda de un rodillo también enharinado para que no se nos pegue, hasta lograr una lámina con un grosor lo más fino posible.

Para formar los pansoti necesitaremos un molde cuadrado. Ponemos una cucharadita de relleno en el centro del cuadrado de masa, pintamos ligeramente con agua dos de los lados del cuadrado y cerramos los pansoti en forma de triángulo, presionando los bordes para sellarlos bien. El relleno sobrante podemos utilizarlo para hacer pinchos, sandwiches o congelarlo.

(Hacer pasta rellena requiere tiempo, pero son tremendamente sencillos de hacer. Los pansoti se pueden congelar para cocinarlos después, así que el día que nos pongamos haremos de más para disfrutarlos en otro momento. Ponemos los pansoti recién hechos en bandejas sobre papel para hornear y colocamos las bandejas en el congelador con los pansoti descubiertos. Cuando los pansoti estén congelados, los guardaremos en recipientes cerrados. El tiempo de cocción puede ser más largo para los pansoti congelados que para los pansoti frescos.)

Hervimos estos pequeños tesoros en agua hirviendo unos 5-6 minutos

Servimos los pansoti caseros con nuestro aliño de anchoas por encima.